LA VISITA

(carta de nuestra compañera Rosa Mogollón)

reina-leticia-en-caceresDesde pequeña mi madre me mostró que el mejor momento y las mejores ofrendas de nuestra casa debían ser dispuestas para las visitas. El sentido hospitalario de esta tierra está impreso en nuestra educación y en nuestros genes, a pesar del olvido institucional y secular de Extremadura, así como de nuestros vecinos y vecinas portuguesas, quienes siempre estuvieron a nuestro lado. En ocasiones, alguien recuerda que en España hay una región que se llama Extremadura. Hoy, es uno de esos recuerdos. Estamos acostumbrad@s a esta situación. Considero, no obstante, que nuestros y nuestras dirigentes políticas por incompetencia, desidia, fatiga o sencillamente desinterés por su propia gente, componen escaparates espectaculares que nada tienen que ver con la gestión ineficaz y torticera de esta tierra hermosa y maravillosa. El mundo de las apariencias esconde gravísimos problemas de la gente, convertida en número, en estadística, en votos, en biomasa combustible de fuegos artificiosos. Hoy, Cáceres engalana su pobreza, la incompetencia del gobierno municipal que durante los últimos años ha endeudado la ciudad hasta límites insospechados, desplegando una soberbia inusitada que se traslada a una ciudad con una elevada tasa de desempleo, empresas pequeñas y medianas sin perspectivas de futuro, una ciudad inaccesible a la diversidad funcional, desconectada de la Universidad y la investigación, una ciudad en la que los barrios periféricos están aislados y deteriorados a favor de obras vistosas que nada aportan al bien común, una ciudad cuyos gestores políticos han impedido tanto el cuidado de su patrimonio como su difusión, convirtiendo nuestra cultura en el fantasma que habita nuestras calles.

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.